No pierdas esta oportunidad

“Gigólo” te doy, que no “puto”.

Escrito el 21 Mayo, 2017
Por: Sexnambula

Porque gigoló y prostituta suenan tan diferente

Equivocada estaba. No sé por que se me había metido en la cabeza que esta palabra venia del italiano. Será que suena entre dulce y festiva. Diría que, hasta resulta luminosa. Justo lo contrario que “ prostituta”, que a muchos les puede retrotraer a momentos de fiesta pero que, sin embargo, de dulce tiene poco. Término que encierre tanta oscuridad, pocos.

Y no les estoy echando la culpa a las prostitutas. La etimología es la que es. Ellas mientras, hacen lo que pueden. Otra gran mayoría, lo que les obligan. Igual que ellos. Eso es otra historia. Lo que está claro, es que nadie es “hijo de puto”. Igualmente, nosotras portamos y damos “grandes coñazos”. Ellos tienen “un par de huevos”. Y habrá gente que me dirá que ahora se dice una expresión igual de bonita que es “ echarle dos ovarios”. Sí, claro.

Queridos “ miembros y miembras”

Porque todas y todos somos “miembras” y “miembros” de una sociedad que dice aspirar a paritaria. A respetar la diferencia. Y que además, esa diferencia es guay. Y que mola lo mismo tener pene que vagina. Cuando día tras día, noticia tras noticia, programa tras programa, partido tras partido y sueldo, comentario, chiste, frase, vestido, tacones, reggetones, ostias…lo que nos arrastra es todo menos la paridad. Y también detrás de cada sutil movimiento, como diría Police, de cada paso que das, se sostiene una especie de silbidito, con una letra, que susurra en bajito: “Si, que tu molas, tía, que molas casi lo mismo. Pero que tener pene, perdona, mola más”.

Y también detrás de cada sutil movimiento, como diría Police, de cada paso que das, se sostiene una especie de silbidito, con una letra, que susurra en bajito: “Si, qué tu molas, tía, que molas casi lo mismo. Pero que tener pene, perdona, mola más”.

 

Y después de este “ coñazo”, que sí, venía a cuento, vuelvo con las etimologías.

Al parecer. “gigolo” es la adaptación del muy francés y vintage “ gigolette”. Solía usarse allá por el siglo XIX para referirse a aquellas chicas ligeras que andaban por cabarets nocturnos bailando con cualquiera.

Este término se adaptó luego a aquellos chicos que eran mantenidos por mujeres de más edad y posibles. Posteriormente a hombres que se prostituyen con mujeres. El hombre que se va con hombres por pasta es conocido como sabréis, popularmente como “ chapero”. ( Otro día explicaremos de donde viene ).

Yo, cuando escucho gigoló, solo me a cuerdo de Richard Gere, vestido de Armani. En ese cartel de la película “American gigolo” que parece un anuncio de colonia del mismo diseñador. Cuando escucho “prostituta”, no me acuerdo de “Pretty woman”. No sé. ¿ Por qué sera?.

Entradas Relacionadas