No pierdas esta oportunidad

La historia de Hermafrodito

Escrito el 24 Marzo, 2017
Por: Sexnambula

Nenes pene y nenas vulva. Hermafrodito los dos.

En estos tiempos hay mucha gente preocupada por los penes y las vulvas ajenos. Más por definir a los demás que por conocerse y ser felices con ellos mismos. En esta época de libertad apocada vamos a recordar la romántica historia de Hermafrodito y la de su ninfa enamorada.

Hermafrodito, la trampa de ser tan guapo

De papis dioses y libertinos, a Hermafrodito le traicionó su belleza. Y sobre todo el amor. El mal entendido.

 

Cierto día de sus azarosas existencias, Hermes y Afrodita quedaron prendados, el uno de la otra. Fogosos y hermosos, de su encuentro nació Hermafrodito. Y no se volvieron locos con el nombre.

Afrodita decidió deshacerse del crio. Tenia empresas “ mayores” en las que ocupar su eternidad. Hermes, para que contaros.

La madre, entregó el niño a las ninfas del monte Ida. Se encargaron de su custodia y educación.

En la adolescencia, Hermafrodito decidió hacer la maleta y su propio camino. El chaval había salido guapo como su diosa madre. Del fuego ( al menos, del fuego hetero de su papa) ni rastro.

Candidatas no le faltaron . Pero a el las ganas, siempre. Pero ya se sabe, siempre hay gente por ahí, que no acepta no, como respuesta final. Un día de verano hundió su joven cuerpo en un lago. Hermafrodito se había sumergido sin saberlo en el hogar de la ninfa Sálmaris. En un ataque de pasión, la mujer se le acercó desnuda. Hizo lo que pudo. No logró seducir al inaccesible hijo de dioses. Frustrada, se aferró al cuerpo de Hermafrodito. Invocó a los dioses para que nada pudiera ya separarle de él. Los dioses, entre obedientes y cabrones accedieron al deseo de Sálmaris. Los dos seres quedaron fundido en uno solo. Una persona, dos sexos. Para siempre.

Entradas Relacionadas