No pierdas esta oportunidad

Moriafilia: mas vale caer en gracia que ser gracioso

Escrito el 6 julio, 2017
Por: Sexnambula

Moriafilia: chistes, risas y deseo sexual

A no ser porque se encuentra catalogada en esa ambigua lista de “parafilias”, y por lo tal, implica un contenido morbosete, la moriafilia seria algo así como una “desviación saludable”. Al fin y al cabo une, dos cosas bien deseables, humor y sexo.

La moriafilia es definida como “aquella parafilia sexual consistente en la excitación provocada por la escucha de chistes de contenido sexual.”

Si no entiendes el porque del éxito de ciertos monologuistas y algún que otro presentador (mm… se me ocurren varios, dos de ellos salen en pareja, otro comparten mesa con tres o cuatro mujeres bastante más atractivos que ellos…), y por vueltas que le des, no encuentras el hecho o el chiste que ha originado que se les haya ofrecido un contrato de trabajo de estos que no suelen encontrarse en el INEM ni el INFOJOBS, piensa que puede haber motivos paralelos u ocultos que se nos escapan.

Sí, eso, que haya gente que se ponga berraca de “culo para arriba” y sobre todo, de “culo para abajo”, disfrutando de la escucha de chiste “ verduzcos”.

“¿La moriafilia podría considerarse un instrumento de seducción masiva?.¿ Seria algo así como guardar un Rolling -Stone-follador en la retaguardia?.”

Instrumento de seducción ¿masiva?

¿La moriafilia podría considerarse un instrumento de seducción masiva?.¿ Seria algo así como guardar un Rolling -Stone-follador en la retaguardia?. Pues no me atreveria a aseverarlo. No sé hasta donde llega la consciencia del cuenta-chistes de su poderío sexual. Ni cuantas bragas o calzoncillos le han dejado constancia de ello. Lo que buscan imagino, en esencia es la risa, aunque claro, Axl Rose en sus tiempos mozos también buscaría la perfección interpretativa que tampoco sé que relación guardaría con su capacidad seductora post escenario. Ya sabemos que la “erótica del escenario” no es ninguna tontería. Seguro que Torrebuno, tenia groupies. Como dice un amigo mio:“ mari, todos, todos , tenemos nuestro publico”.

Así que, en la próxima cena del curro, en vez de rehuirlo, ponte al lado del contador de chistes, que al menos suele haber uno por departamento. A ver si vas a “ sufrir” de moriafilia, y todavía no lo sabes.

Tantos años riéndonos del primo segundo de Narvaconejillos del Monte. Resulta que el “tonto laba” de los chistes “revenidos” guardaba un arma secreta de copulación masiva.

Entradas Relacionadas