Si buscas relaciones ocasionales cerca de ti no esperes más

Registro rápido

COACHING SEXUAL. TODO SE ENTRENA

Escrito el 2 noviembre, 2015
Por: Sexnambula

 

 

COACHING SEXUAL. ENTRENANDO SE MEJORA.

Poco importa del tema del que hablemos, de cualquier cosa que nos preocupe. Hay una terapia para cada problema y un coach con un montón de soluciones.

Sí. Hoy todo son conflictos. No encontramos el trabajo de nuestras vidas o simplemente, no encontramos ninguno. Tenemos una relación extraña con la comida, por exceso ( comemos mucho, comemos muy guarramente, o nos obsesionamos por comer demasiado limpio) o por defecto, ( comemos para pasar, no disfrutamos de ella o nos da miedo perder el control sobre las cantidades que ingerimos). Estamos tan tristes que pasamos a ser tristes. No nos llevamos bien con nuestro cuerpo, lo maltratamos por falta de cuidados, o lo machacamos por exceso de ejercicio. No nos acabamos de llevar bien con nosotros mismos ni con los demás.
Para caca uno de estos conflictos, para miles más, podemos encontrar un coach. Porque todo se entrena. Un experto entrenador que nos va a ayudar a ver que hay una versión chula de nosotros. Una cara oculta de la Luna, más brillante y más potente. Esa que se ha quedado debajo de un montón de capitas de mugre grisácea y casposa frustración.

Difícilmente, creo, que el sexo pueda ir bien cuando la autoestima y esa esclavitud diaria llamada “trabajo” van rematadamente mal. Bastante energía nos chupan. Bastante tenemos con sobrevivir y hacer pagos.

Si aun así tienes ganas de intentar que el sexo sea esa islita que te hace olvidarte un rato de todo lo demás; o si quieres arreglar lo que va mal en tu cama o, el problema es muy evidente y tenéis los dos muy claro que os hace falta colaboración porque solos no os apañáis, ahí está el coaching sexual.
Aunque experta en términos clínicos no soy, yo pensaba que esto era lo que antes se llamaba “ terapia de pareja” que era eso a lo que iban esos matrimonios glamurosos que vivían en lofts neoyorquinos de 400 metros y que gastaban un pastizal en “ sacar a flote un matrimonio en vías de desaparición”. O para esos actores de Hollywood que se habían ido a pasar un ratico con la canguro , y volvían con las orejas gachas donde su mujer ( también actriz y mucho mas buenorra que la niñera con la que, incomprensiblemente el burro del actor había coronado su hermosa cabecita con un par de hermosos cuernos vistos en todas las revistas “ over the world”).

Sexcoaching2

Pues no es exactamente lo mismo. El nuevo entrenamiento sexual pasa por aplicar la teoría. Como una reeducación postural llevada al sexo donde el experto observa la actividad, analiza los puntos débiles , propone las alternativas y busca una estrategia personalizada. A partir de ahí a entrenar, entrenando se mejora. Siempre.

El entrenador baja al campo de batalla, va al origen del problema, sea aburrimiento o malas prácticas y para ello debe estar presente, claro. ¿ Qué como gestionas tener un entrenador observando tus peores jugadas sexuales? Pues ni idea. Ahora eso sí, abierto de mente tienes que ser. Porque claro, un entrenamiento tiene sentido cuando el que entiende ve como entrena su alumno. Cuando estas en el gimnasio, el trabajo del profesor consiste en decirte que estas haciendo las sentadillas con el culo mal posicionado y arqueando la espalda mas de lo debido con lo que el resultado va a ser pésimo. Así que a él corresponde, corregir tu posición y decirte como hacerlo a partir de ahora para sacar el máximo rendimiento al ejercicio.
El coach sexual te evalua en directo: “ Mirad majos, esta forma de meterla…es mejorable. Os voy a contar los pasos a seguir…”

. Sí va a ser para bien,míster, pase usted y vea.