Si buscas relaciones ocasionales cerca de ti no esperes más

Registro rápido

EL PROBLEMA DE SER DEMASIADO GUAPO

Escrito el 25 enero, 2016
Por: Sexnambula

Porque huyo de los hombres demasiado guapos

¿ Demasiado guapo?.¿ Por qué huyo de los hombres demasiado guapos?. Con el problema de ser demasiado guapo no me refiero a que eso sea un hándicap para ellos. Todo lo contrario. Sinceramente pienso que, cuanto más bella sea una persona , muchísimo mejor para ella y su entorno. Un amigo, un novio, un amante ultra-guapos,nunca están de más, adornan y dan esplendor a aquellos con quien se relacionan. Cuando hablo de problema me refiero al mio y también al de muchas mujeres y hombres inseguras que nunca se irán a la cama, se gestionaran y, muchísimo menos,se les pasara por la cabeza, el emparejarse con un tío muy bueno, dándose,obviamente estas dos circunstancias: 1) Que el bello en cuestión quiere irse a la cama, gestionar o tener una relación seria contigo 2) Que ese bello en concreto te ponga, y mucho.No por el hecho de que una persona sea muy guapa tiene necesariamente que gustarte. Verdad verdadera.

Bien , teniendo en cuenta estas dos circunstancias de base, tu pensaras: “ esta es tonta “. Sí, lo confieso; tengo mis cosas. No soy la única.

El problema de ser demasiado guapo:

Si lo aplicamos a otros ámbitos podríamos hablar de “ miedo escénico” . Es esa cosa que muchos actores dicen sufrir a lo largo de su vida en el teatro. La escena seria nuestro súper macho alfa, al que, las tripas y todo aquello que está bajo nuestro ombligo, te dicen: “ fo-lla-te-lo…fo-lla-te-lo-pe-ro-yaaa…”, mientras que, tu cerebro, prudente te avisa: “¿ ves ese cartel iluminado verde y blanco, ese con un muñequito negro en el que pone EXIT? Sal corriendo por allí…ya”.

Demasiadoguapo3

Pues sí, el efecto “ me siento una ratica de laboratorio, un topo inmundo, una mierdecilla, la mas grande de las inmundicias… y tu, tu eres Apolo, Thor, llamalo XY, da igual”, ha evitado seguramente, que grandes polvos, que históricos polvos, llegaran a término. Que pena…
Te acuerdas cuando él ( o sea, tu Apolo, tu Thor particular) te dijo: “ te he visto por ahí y siento que me encantas” . Y tu, mierdecilla, pensaste: “ Sí, te voy a encantar hasta que veas mi celulitis carbohidratada y mis tetas asimétricas…”. Y el continuaba: “ Me pones mogollón…”. Y tu te convencias : “ Sí, hasta que me baje los pantalones, entonces lo que no sabrás es donde ponerte”

Os suena ¿pequeños ratas inmundas del mundo?

Y puede pasar que, un día de estos que te has venido arriba por un casual, o que te has puesto de chupitos hasta la celulitis carbohidratada, te tiras, ya no te digo a Thor, sino a su primo pequeño, y te dices a ti misma que al final no era para tanto y que igual, después de tanto torturarte y tanta tontada se te han quitado los conflictos y los complejos postadolescentes y premenopausicos. O, igual, lo que a mi me pasa es que no me gustan los tíos tan guapos. No te lo crees ni tu Mariloli.
El problema de ser demasido guapo te seguirá persiguiendo. Para siempre.

Aceptalo. Te puede el miedo. Te asustan las comparaciones. Los top-models con las top-models. Cada oveja con su pareja y cada ratita de laboratorio con su ratón gris.
Es demasiado guapo. Para ti.Sí. En el fondo piensas eso, y lo sabes.