Si buscas relaciones ocasionales cerca de ti no esperes más

Registro rápido

HIPOXIFILIA. NO ME AHOGES QUE YA ME CORRO

Escrito el 2 julio, 2015
Por: Sexnambula

Hipoxifilia. Llegar al olimpo por falta de oxígeno.

Entre la vergüenza y el glamour. Causa de muerte de unos cuantos famosos y muchos anónimos. Caminando por el lado salvaje de la vida, tan salvaje que la mano se te va y…vas y te ahogas en busca de la hipoxifilia, cuando, esa no era ni de lejos tu intención. Lo que buscabas era la gran Oooooooo, del orgasmodetuvidaquetecagas con el resultado de…muerte; muerte que, si estas forrado o eres rock star, te asegura un lugar en el olimpo de los grandes cachondos de la historia pero si,  desgraciadillo, piltrafilla; eres de vecindario V.P.O o de pueblete grande, vas a ser la desgracia de tu familia “forever and ever”. La hipoxifilia, es sin lugar a dudas, una desviación sexual llamativa, diria con ramas de enfermiza, pero cada cual sabrá lo que hace.

Que sí, que todo trasciende, tu piènsatelo mucho antes de hacer burradicas y de colgarte del armario empotrado para experimentar. No, no va a pasar como suicidio y sí, todo trasciende, todo se sabe. ( qué tienes familia hombre, y que te quieren aunque no lo sepas, que sí,  que te quieren aunque sea a su manera rústico-gélida).

Se comenta, se dice por ahí que, si se disminuye la afluencia de oxígeno al cerebro por medio de la asfixia, ya sea autoestrangulándote ( de ahí vienen los problemas porque a esto tampoco es tan fácil cogerle el punto medio) o que alguien te cubra la cabeza por ejemplo con una bonita mascara de látex o ( más cool) te ponga un pañuelico alrededor del cuello y aprete, puedes llegar al Olimpo orgásmico.

Hipoxifilia

Lo mas curioso de todo es que, a está práctica llamada “hipoxifilia “ se le atribuye un origen pseudomédico y vas a alucinar con el argumento: Tras la observación de que algunos reos ahorcados tenían potentes erecciones que conservaban tras su muerte, se llego a la conclusión de que la falta de oxigenación cerebral por el ahorcamiento derivaba en empalmamiento y , mira tú por donde, se llegó a recetar como tratamiento para la disfunción eréctil.
QUe si, que si no se te levanta no hay nada como llegar a una situación de ahorcamiento o hipoxifilia. Mejor que la viagra , vamos.
Como todo en la vida, la cosa tiene sus niveles y sus formas; como no podemos comparar unos cacheticos en el culo a que te den ostias como panes. Que te agarren fuerte por el cuello o te aten un foulard, puede tener su cosa, su encanto, hasta cariñoso puede ser. Otra cosa es que te encuentres con un “sexo-psyco” y que se tome al pie de la letra eso de : “ quiero que me dejes sin respiración”, y luego, el cabrón o la cabrona le diga a la poli y a los bomberos que se lo pediste tú.
Te dejo , por último este artículo, que te quitará las ganas de probar esta técnica: Hipoxifilia. Práctica sexual que no todos resisten.